martes, 13 de enero de 2015

Amigo Sancho, con los Dioses hemos topado.... ¿Y donde los Hombres y Mujeres, hemos quedado?



Si de creencias trata el valor de la vida, puestos a creer, me quedo con el Olimpo de los dioses griegos…  peña maja que se dignaba a bajar hasta donde habitaban los mortales, mezclarse con ellos en el más amplio sentido de la palabra y encima si eras todo un fenómeno, no dudaban en reclutarte como Semidiós, o ser semidiós por el simple capricho de que algún-a, dios-a le hubiera dado por encapricharse de un pobre mortal y le tirara los tejos acabando la cosa en dos, uno. No tenias ni que morirte para recibir tan altos honores.
Luego llego la razón y dejo bien claro que aquello que no se puede demostrar no existe, si no palpas, sino degustas, sino eres capaz de mantener una comunicación con ese ser, que se sale, de lo omnipotente que es. Sencillamente, pasa a ser una cuestión de fe, de cultura y de falta de razonamiento.
Si no crees, si no compartes las mismas ideas, eres candidato a reunirte con el díos de turno, de un navajazo, de un tiro, por medio de recibir ostias hasta en el paladar de la boca o como ultima y máxima expresión, subir a los carteles y a las protestas convertido en un millón de trocitos esparcidos por toda la ciudad.
Si seguimos sin separar las cosas mundanas, como la rutina diaria, la política y la cultura de las cosas del espíritu, ¡muy pero que muy mal! nos han de ir las cosas. Si no entendemos las religiones como códigos o guías de conducta, voluntaria. Si somos capaces, de no haber evolucionado en lo espiritual como en la lo terrenal a la misma velocidad, mal muy mal lo llevamos y a la vista esta, que saldamos nuestras dudas de fe y mala interpretación a base de violencia, de intransigencia y a costa de las debilidades del personal, que no tubo acceso a la educación y a esos otros que si tuvieron pero que no se les pego nada en el magín.
Uno que es bastante ignorante en estas materias del espíritu (por qué no decirlo, agnóstico que no apostata, porque para lo segundo, primero tienes que haber abrazado la fe voluntariamente para más tarde renegar de la misma)  que no es mi caso… pues existe la insana costumbre en mi país, por lo menos cuando yo era pequeño ( que ahora soy bajito) de bautizarte por norma y casi obligación, criado en parte con monjas, que si o si hacías la comunión para más tarde vender mi impuesta fe y reafirmarme en la confirmación a cambio de una cena, un bolígrafo  Inoxcron y un libro del cual aun recuerdo el titulo “El almuerzo desnudo” de un tal William S. Burroughs.
Pero entiendo que eran otros tiempos, veníamos de donde veníamos y automáticamente pasabas a engrosar la fila de” la fe de tus mayores”.
-Si revisamos el éxodo en el antiguo testamento del pueblo Judío. Cuando el Yahvé les promete una tierra de leche y miel, a mi entender les esta diciendo que cualquier sitio de este vasto planeta es bueno para instalarse, lejos de aquellos que les esclavizan y lo de andar 40 años por los desiertos, creo que se debe a que no tenían GPS o se le había ido la pinza al guía del grupo. En fin que la tierra en su conjunto, si quisiéramos entre todos, es perfectamente esa tierra prometida de leche y miel…
- Si tiramos por el Nazareno, lo único que tengo claro en sus charlas, es el amor universal, el compartir y no atesorar, pues al fin de cuentas cuando entierras la cuchara no te puedes llevar nada material, pues donde marchas no hay nada y de momento diremos como dicen los científicos. “la energía ni se crea ni se destruye, tan solo se transforma “y somos pequeños cuerpos rebosantes de energía. Y esa otra máxima de “Al Cesar lo que es del Cesar y a Dios lo que es de Dios” o lo que es lo mismo, religión y estado han de ir por separado y no mezclarse. Porque la religión ha de ser algo que eliges voluntariamente y con conocimiento y el Estado, el Reino o el partido que te gobierna, ha sido impuesto, o elegido, si estas en una democracia o ya estaba cuando llegaste. Vamos, lo que se viene llamando la división de poderes pero en este caso incluyendo la religión…
- y como último en el orden, en este caso hablamos del Islam o los que profesan el Mahometismo, a su favor decir y que me quedo con eso de “por el conocimiento y el estudio, que engloba todas las ciencias y el conocimiento del mundo y del hombre, conocerás a Dios”.

Es simple si aceptamos, que el mundo es de todos y para todos, que hay que practicar más el amor al prójimo, ser más solidarios, buscar el equilibrio y la igualdad entre todos los pueblos y naciones y dejarnos de rapiñar por la fuerza o el engaño a primeros, segundos y terceros mundos, para ser todos uno. Y sin olvidarnos del último que es el estudio, la ciencia el conocimiento, las artes, la poesía etc.…  
Si nos quedamos con estos conceptos, y pasamos de los que están como cencerros y que mal interpretan o no han evolucionado al ritmo que requiere la vida. Creo que todo andaría un poco mejor, y no tendríamos que asistir a las barbaridades de la intransigencia y ese estar enfadado con la vida, porqué piensas que no te ha tratado bien y nada más que echamos las culpas al vecino o la forma de concebir el mundo, tan distinta y variada.

Pero me van a perdonar que yo siga prefiriendo a los Dioses del Olimpo, a esos griegos tan espabilados y letrados de aquella época, que supieron humanizar el espíritu, que explicaron los males que acucian al hombre y a la mujer, eso que hoy llamamos complejo de tal o complejo de cual “Electra, Edipo, Narciso, Diógenes o el más cacareado en los últimos años el Síndrome de Ulises. Ven es sencillo, creamos dioses, como creamos fabulas y es que nuestras frágiles mentes necesitan de estos apoyos para poder conocernos a nosotros mismos mejor.

Lo dicho, a los pueblos del libro… sigan todos de Diáspora y aparquen donde les apetezca, amen por encima de todas las cosas, igualen a todos en armonía, dedíquense más al estudio y las ciencias en beneficio de todos y déjense de “Querer tanto, porqué querer, es lo contrario de amar, por si no se habían dado cuenta”
Querer, tan solo es desear y poseer, por eso el Nazareno bogaba por el amor universal y el respeto, por ser uno el que decida su camino y no el vecino….
Y a ver si conseguimos entre todos que La Palestina ocupada e Israel sean de una vez por todas, una tierra generosa, una especie de Naciones Unidas, donde confraternizar, un crisol de las tres religiones y culturas en Paz y armonía… “¿Utopía?... por algo habrá que empezar, ¿no?
                                                                                                          Epi
                                                           ¡¡  Como siempre Buen día y sean moderadamente felices!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada