jueves, 25 de mayo de 2017

Amigo-a



                                                                      Amigo-a



Del tiempo que no escatima,
Roba a mi memoria el recuerdo de nuestro inicio
Miradas de curiosidad
Desconfianza y susurros
Que débiles llegan a mis oídos cortejo de principiantes
Deseo no retenido que cada estación renueva
Y a modo de tambor resuena esta palabra
Que no se ha de desvirtuar, algo tan sencillo
Como decirte… amigo

Que por las ramas nuevas de esos pequeños brotes
Hice camino para llegar a ti
Y tan solo con la mirada basta
Para decirte sin desvirtuar… amigo

Manto de ocres engalanan el camino
El viejo cronos es vencido…
No temas tan solo es momentáneo
Que la batalla que llevamos es cuestión de tiempo
Que su voraz apetito devora en mí
De blancas nieves esparcidas en claroscuros sonidos
El canto que en si encierra
Sin desvirtuar en un ápice
Lo que con ella conlleva decirte… amigo

Como Icaro enfebrecido que hasta el sol llega
Para ser devuelto herido
Al frió invierno que nos deparan estos tiempos
Este estío, grietas, surcos y vacíos que llenar
Quiero reconocerte
Con esta palabra que no desvirtúa
… amigo

Y en la memoria de los sueños
Donde guardo tu recuerdo
Con esa pizca de sal, de dolor contenido
Alguna sonrisa, un beso perdido un apretón de manos
Me dicen sin equivoco
Esa palabra que no se desvirtúa… amigo

De vosotros creé a mi héroe sufrido
De tu hermoso pelo
De tu grave rostro
De esos ojos que emiten sonido
Pues el sempiterno vagar de este espacio
De este vacío, cuando tú estas sumando a ese susurro
Que vaga en el viento
Despacio llega a mis oídos y por más que corra o arrastre
Por más que se desgaste, prendándose en la hojas
Impronta sobre piedra, murmullo de agua clara
Viaja solitaria esta palabra
Que no se desvirtúa… amigo.

Días de bonanza, de promesas incumplidas
De buenos sentimientos
En mi cesto llevo la inmensidad de tu pensamiento
Los golpes sufridos que no evita el destino
Son las ausencias que a veces he tenido
De no sentir con fuerza y no es critica si no vida continuada
Efervescencia que fuerza pierde
Por que es ley que todos los días
No nos dediquemos a reforzar el sentido
Que llena este momento que ya dura
Con la intención de que perdure
Sin el temor a ser devorada
Esta palabra que en todo su sentir
Te sigue llamando… amigo

Y aquí y ahora, levanto mi copa
Enfrento tu mirada a la mía
Y brindo por otro año
Por la buena siembra y el buen cuido
Para cuando lleguen los frutos que ha de retirar
La breve belleza que la flor  engalana
De suaves aromas acompaña
Aquel nuevo fruto, que ya es  viejo
Y es la mano que te tiendo
Que sin perder su fuerza
Sin otro sentido, como el firmamento en las noches claras
De este frío invierno, cuajado de titilantes estrellas
Si las unes todas ellas
Veras que hoy por hoy, esta palabra calida y añeja
No ha perdido su sentido, pues no ha sido desvirtuada
Por una vez más deja que te diga y te sienta como tal
Mi amigo.
                                                                       Epi

miércoles, 24 de mayo de 2017

Magnifica...



Magnifica


“Uno vuelve siempre a los viejos sitios donde amó la vida” (de una canción de Chavela Vargas)……

Pataleo interior, cara de ¡no me entero de ná! Mano lacia, que no quiere foto voluntaria y de buen talante,  y sí por compromiso, que más trastos a la cabeza no se pueden aguantar.
Aquellos que la auparon ¿en que carámbanos andaban pensando?
La historia cuando se olvida tiene sus consecuencias, casi siempre en negativo (pero por hoy en positivo). Se olvido el mozalbete que la apoyaba y la nobleza que le sigue a la casta (Barones y Baronesas) como tanto les gusta soltar a ellos (genérico) que cuando terminan cualquier frase o breve discurso acabas con la cabeza o cabezo como un sonajero o sonajera (que petardada). Como iba diciendo, la historia olvidada, pues este mozalbete al que todos conocen por Isidoro, fue propuesto por otros para que fuera Secretario de un Partido en el Exilio, que los de aquí no querían a históricos para que este invento de la transición saliera para adelante y su ratificación como tal en el país vecino allende del Pirineo, luego tuvo que desterrar el marxismo de sus filas, y puso morros y amenazó con dejar la secretaria si no pasaban por el aro (democracia en curso) y el mozalbete ganó el pulso, otro reto fue meternos en la OTAN sí o sí. ¡Ea! tres cuartos de lo mismo. Pero esto lo pudo hacer porque  nadie le hacia sombra. Él, con don de gentes, con labia de sobra que las mozas de la época lo encontraban hasta guapo.
Este guapo que un día se echo a dormir y le crecieron los enanos de la corrupción, eso sí siempre se enteraba por la prensa, no todo se hizo mal pues no seria justo pero de aquellos polvos, estos lodos.
Y que decir que la alternancia en el poder, no fue mejor, que hoy andamos empantanados en mega corrupción por los que ahora mandan y obedecen a un mismo tiempo, lo que terceros países  o la UE dictan (y el IBEX, y las Puertas que giran y un largo etc. en el que participa lo más granado de la sociedad mercantil de este  Sacrosanto País).
Bien… So, es apoyada por este mozo, por sus nobles, por los medios de comunicación, voceros de la corte, siempre que esta pague su tributo por los libelos de mala fondinga a terceros que estorban en el camino,  sin olvidar a ese gabinete de crisis, que se ha tirado siete meses manteniendo la crisis contra viento y marea.
Sober, como cualquiera que va de sobrado por la vida, juega mucho al YOYO, pero sin cuerda, cuando debería de estar leyendo a los clásicos y en este caso  al muchacho ese que escribió el “Arte de la Guerra”, donde claramente en  las primeras paginas  te comenta que la mejor batalla es la que nunca se libra con las armas, si no aquella que se dirime por la verbigracia de sus interlocutores, y repasar a los griegos pues todo debe ser razonado y llegar a posturas afines sin haber perdido la compostura.
Pero Soberbi, que ha ido in Crecendo. No se si habrá llegado a leer a Maquiavelo en el Príncipe, o al Tío de Hamlet que emponzoñó el oído de su hermano el Rey.
Y ahora resucita Lázaro, las bases han hablado y el mozo junto con la nobleza deben desaparecer, ser desterrados por envilecer las ideas, por pasar de un extremo al otro, por haberla cagado en verso y en prosa (en estos partidos el que este libre de culpa que tire la primera piedra).
Y es lo que tiene Soberbia, avales que superan las expectativas de voto, saca lastimera su YOYO y te suelta el discurso de la montaña “A mi me han votado los andaluces, que saben de mi buena gestión, tanto en la sanidad como en todo lo que lleva dirigir una tierra como la andaluza”. Niña mala, carita enfadada por que le han quitado el caramelo de la boca antes de disfrutarlo, que mal humorada da la mano del que a partir de ahora es su Secretario General aquel al que no nombra, el mismo con quien dice que va ha colaborar (ja,ja,ja…). Los de antaño van abandonando el barco que ya no controlan echando pestes por la boca y los que aún quedan le auguran un futuro siniestro, es lo que tiene dejarse agasajar, ir de sobrada menospreciando al enemigo que creía defenestrado para la posteridad y es lo que tiene la prepotencia. Ahora se traduce en “goma de fuera borda” llena de cuchilladas que ahora le toca a ella, la primera a nivel Nacional defenestrada y la segunda duele más, tener que hacer que trabajas, que luchas por Andalucía, de donde nunca debiste salir y si dedicarte en cuerpo y alma a ella y a sus ciudadanos, a su sanidad, a su enseñanza a desterrar la precariedad de empleo, luchar por la ley de dependencia en condiciones, invertir en formación, desahucios y un sinfín de cosas más, …
Pero no te preocupes Soberbia, que el de Madrid ha de mandarte un mensaje de condolencia y apoyo (se fuerte, lo intentamos pero no pudo ser, no te preocupes que el Madrid ha ganado la liga y todo va bien), no tuviste cuidado de ver a quien te arrimabas ni a quien en pleitesía pactada dejaste que hoy siga des-gobernando a la deriva sin ton ni son, recibiendo tirones de oreja por todas partes.

Y ahora Susana, tan solo te queda esmerarte por Andalucía, no la tuya si no la nuestra, demostrar al pueblo que supieron elegirte, ser humilde y poner a esta nuestra tierra en lo más alto para que nos de el gustazo de sentirnos andaluces nuevamente y no esta pantomima de palmas y ole.
                                               Atentamente Caín, hijo de Eva hermano del ausente Abel

Posdata: Yo Caín, no tuve más narices que seguir con el guión establecido por mi jefe superior inmediato y todo poderoso. Tu aún tienes salvación si quieres, pues tienes libre albedrío y rectificar es de  sabios, como disculparse es de gente honrada y humilde, manda ahora a hacer puñetas a todos esos que te han endulzado el oído mientras preparaban tu sepelio político y renace “si es que puedes” de tus cenizas.
                                                                                           Epi

viernes, 31 de marzo de 2017

Indecisiones...



                                                               

 Indecisiones

De cierto es que el roce hace el cariño, o por lo menos afianza la costumbre, por mal que te lleves con esa persona. Tan cierto que Ángel se fue distanciando de Patricia ya no les bastaba con verse pero ninguno daba el paso para romper esa relación que básicamente consistía  en observarse sin mirar apenas siquiera, por el rabillo del ojo y claro estas cosas terminan por ser monótonas y a veces nocivas. Tanto que se fueron distanciando sin haber cruzado tan siquiera un ¡buenos días! o un hola… bueno un hola si que se cruzaron, fue una mañana de invierno en una terraza de una venta de esas que parecen naves industriales.
Él le dio los buenos días un “buenosdías” así todo corrido casi ininteligible y ella pues tres cuartos de lo mismo y un sonrojo de cara que a él le acelero el corazón, no es que fuera amor, más bien deseo. Se miraron a hurtadillas sin mediar más palabras, ella coqueta se arreglaba el pelo, dejando al descubierto la mejilla derecha su oreja y ese blanco cuello, fino, digno de ser besado una y mil veces y él como un pamplina tan solo miraba sin mirar, desconocía por completo el lenguaje de los gestos, que si hubiera pillado puntada, ahí mismo la hubiera asaltado, se abría levantado de su sitio y sentado en la mesa de ella, una oportunidad así no pasaría dos veces.
Pero todo eran dudas, cortedad;  sentado de tal manera que era él quien no tenia que hacer esfuerzo por voltear la cabeza para fijase en ella. Cualquiera que pasara se daría pronto cuenta que hay había empatía por decirlo de alguna manera, por ser suaves y no llamarlo cortedad. Dos figuras de sal inamovibles.
Y como en toda historia de indecisiones, ella acabo buscándose un lumbreras con gafas, pelo huidizo, vamos con una alopecia galopante, por el resto buen porte, pero más feo que Ángel de aquí a Lima y volver a nado. Ángel seguía con su insana inseguridad que se había convertido en costumbre, si se hubiera atrevido, hoy sería él, quien ocupara ese lugar, quien acariciara su rostro y dejara la impronta de sus besos esparcidos por ese cuello fino y amarfilado.
Patricia chapada a la antigua, quería que fuese él quien diera el primer paso, pero Ángel que andaba de moderno esperaba que fuese ella la que le asaltara y una por el ayer y el otro por el mañana o que son otros tiempos, fueron dejando pasar los días, los suficientes para que lo que nunca fue, dejara de ser para siempre. Y así pasaron los años, ella casada con tres bichos o niños, según se quiera mirar, más canas que Matusalén, aun se perdía en su ensoñaciones imaginando como hubiese sido con aquel que nunca se atrevió a abordarla, sola con su cerveza sobre la mesa la vista perdida sin mirar a ninguna parte, añoraba lo que nunca fue y que pudo haber sido si el capullo de Ángel hubiera dado ese paso que tanto los distancio para siempre.
Y Ángel, taciturno sentado en medio de la nada, suspiraba y maldecía su cobardía, y es que en esto del amor, o el rollito primaveral de un día cualquiera les hubiera bastado para al menos haber quedado como amigos de alcoba, de hotel en hotel o en cualquier playa o campo, ocultos de miradas indiscretas, de conocidos y desconocidos.
Pero es lo que tienen estas cosas, que no siempre arriba uno con lo que quiere y al final la soledad que cuando no es por decisión propia acaba siendo bastante jodida, quedando listos para sentencia, ella mal acompañada y el más solo que la una.
Pero en justicia ¿Quién le pone cascabel al gato, quien no se ha visto alguna vez en esta tesitura, pues hasta los más espabilados tienen por donde callar, por donde morir para recordar lo que pudieron ser sus vidas con esos amores a primera vista que no supieron abordar y hoy cuentan canas tumbados sobre el diván o un sucio camastro donde ellos y su falta de iniciativa han ido muriendo lentamente en vida para ser zombis del desamor que nunca fue amor, ni deseo ni nada de nada. Siendo por ello que siempre se ha dicho (mejor una vez colorado que ciento amarillo). Y colorín colorado, este desencuentro se ha terminado…


                                                                                              Epi

viernes, 24 de marzo de 2017

Memoria de tu Desmemoria soy...



                                                                                                                                                                                                                          Ni unos, ni otros. 
Aun así siempre habrá perdedores y un odio escondido por ambas partes…


Memoria de tu desmemoria soy
 Mis pasos pisan tiernos, lo que tus botas
 sin miramiento destrozan.
 Tu sordera crónica, aumentan en mí,
 sus lamentos.

Bocas rotas vomitan rosas por doquier,
aquello que te asombra es más profundo
que la sima más profunda conocida.

Hoy por hoy, siguen sin ser anónimos
Las vidas cercenadas… todas tienen nombre,
como amor tuvieron.
Entre amapolas y lirios
anda la Parca cosechando almas.

 Las mismas que la sinrazón
 sirvió en bandeja de plata… a tan altiva Señora
 Es hora de que sepas,
 de ese saber para no olvidar.

Por qué hay amapolas en las cunetas
y lirios en los altos valles.
Y perdona si te ofendo
Pues es lo que tiene el andar siendo tu memoria.


Siempre volvían por primavera, saltaban de los trigales a las cunetas, miles de amapolas rojas con su botón negro de luto perpetuo. El viejo Tino las miraba, pasaba su mano con delicadeza extrema sobre ellas, la mirada acuosa delataba la zozobra de sus pensamientos, las historias que yacían debajo de las mismas. Pequeños insectos pululaban indiferentes unos libando el néctar otros arrastrando como castigo grandes bolas de excremento para llenarlas de vida. Los de la vieja guardia increpaban -que era eso de volver por primavera al lugar donde se pierde la memoria-. Había que olvidar, pero como olvidar algo en una tierra donde la desmemoria corría pareja con la vida y la vida callaba lo que estas guardaban con el celo de la indiferencia, con el miedo que andaba parejo con la ignorancia provocada por años de ocultación, tan solo Tino volvía cada primavera y sentado sobre un mojón kilométrico bisbiseaba calladas letanías, mientras recogía los plásticos y latas que la gente tiraba por la ventanilla de sus vehículos. Si ellos supieran, pensaba Tino, no tirarían su basura; pero que iban a saber, nacieron en un país donde se practicaba el silencio, la desmemoria, lo que nunca paso aquello por lo que no hay que pedir perdón, o eso pensaban los de entonces y los descendientes de estos, los de ahora, haciendo un ejercicio titánico de hipocresía, de bañarse y guardar la ropa, con lo difícil que es en cuestiones baladíes.

En otras latitudes, sobre campo de lirios blancos, cada mañana desde hace más de cuarenta años Manuela acudía a su cita particular, la visión hermosa de los lirios en flor perlados por el rocío de la madrugada, que en lento orden, ese millar de lagrimas olvidadas iban evaporándose para cumplir con el ciclo y volver a caer en este paraje o en otros más hacia el norte.
De gente se llenaban esos parajes donde hoy no acude nadie, algún que otro senderista despistado que queda subyugado por tan hermoso paisaje y el descanso del guerrero que toma fuerzas en un frugal ágape, regando este con un apretón cariñoso a su bota de vino o en su lugar sorbiendo las cristalinas aguas de sus manantiales que por doquier mantienen ese vergel a salvo de las inclemencias del estío.
Aguas que amortiguan esas brasas de agosto en días tan limpios que cuesta hasta respirar, donde cada movimiento ha de ser lento y bien aprovechado. Manuela entra por el camino que llega desde la vieja vía romana y lenta busca la sombra del viejo quejigo, moja el pañuelo en el regato pasándolo como una caricia por su frente y su cuello, entornando la mirada pues el astro Sol a esa hora esta en su pleno apogeo y es tanta la luz que los ojos le hacen chiribitas. Suspira y busca afanosa el sitio exacto donde la vio por última vez.
Sus recuerdos de antaño la muestran como una joven alegre con ganas de vivir, buena lectora y maestra de pequeños y grandes, ella que tenia los rudimentos de la escritura y lectura pues por su casa se dejaba caer cada quince días un maestro de los de antes, de esos que cobraban por un plato de comida o una peseta, o lo que buenamente podían aportar de esa economía de subsistencia. Y unas cuartillas de algunos poetas, un tercio del retablillo de don Cristóbal y Yerma, de un tal Federico.
Con estas pocas letras había enseñado Rosa a leer a más de la mitad de los vecinos, la mayoría pastores y algún que otro hortelano, pues no es tierra fácil para el cultivo, por su altitud y su composición de piedras calcáreas que como motas de algodón salpicaban la geografía que circundaba la aldea, pues de tan pequeña no ostentaba el titulo de pueblo, pero eso les daba igual a sus paisanos que siempre decían a voz en grito, ¡Pocos somos, pero bien avenidos! De imaginar es que no serian tan avenidos o que el miedo es libre y razón dieron cuando aparecieron ellos, ordinarios brutos, con derecho de pernada y sustraer todo lo que se les antojara por el mero hecho de ir armados.
El delito de Rosa fue que le hallaron estas letras perdidas, que solo hablaban de hombres y mujeres con sus cuitas particulares, pero claro hubo de ser por ese autor de las mismas, el tal Federico. No la juzgaron con luz y taquígrafo, las únicas armas que encontraron en su haber fueron las palabras escritas, unas tierras al lado de la acequia mora (las mejores para el cultivo) y un vecino al que la envidia y la ignorancia tenían el seso carcomido y al que no le importaba cenar con el diablo mientras fuesen para él las citadas tierras. Éste como el Don Cristobita de los títeres, tan solo ambicionaba lo ajeno, odiaba los libros pues no sabia ni leer y pretendía a Rosa,  que ya se sabe ¡mujer casada la pata quebrada! como forma de subyugarla y que dejara de meter esas ideas en la cabeza de los aldeanos.

Ni manuela ni Tino se conocían, pero formaban parte de ese grupo de gente buena que había pasado una guerra cruel, donde no hubo respeto por el pueblo llano, y una posguerra bastante jodida, donde se instauro el miedo y el ocultismo, donde se borraron nombres de unos para vanagloriar a otros, años duros de olvido forzado y promocionado por un Dictador y sus secuaces, por una Iglesia que en vez de protegerlos los arengaba y los mantenía en la más absoluta de las ignorancias, demasiados besamanos, demasiados brazos alzados por el miedo, demasiados mudos voluntarios, demasiada desmemoria con el único sentido de sobrevivir hasta que llegaran tiempos mejores. Hoy Tino en su cuneta y Manuela en su quejigo, siguen en silencio acompañando a esos seres anónimos que mal duermen bajo la tierra, declamando en su insoportable silencio, un poquito de paz, un poquito de compañía y que les sea devuelta esa humanidad que nunca perdieron y que ellos los de uno y otro bando, una noche cualquiera cobardemente les arrebataron.  

                                                                                              Epi


martes, 21 de marzo de 2017

Las flores que no probé...



Las flores que no probé
en tu regazo duermen

El agua que no bebí corre
por la comisura de tus labios

Las ideas que no tuve
andan arremolinadas en tu cabeza

La vida que me queda por vivir
ha de ser junto a ti
si no, no es vida

Esta espera impaciente tras el deseo…
Escondida

Te llevo conmigo a ningún lugar
pues todos me parecen vigilados

Los versos que guardo son para el amor
ya que amarte a viva voz no debo

Mi cabeza dice tu nombre
pero el verbo no me sale

Y sigo la estela de luz que deja
tu cuerpo al moverse

Hambriento de tus atenciones ando
a la espera de tu flor
mí Boca sedienta espera

El agua que corre
de  piedra en piedra salta,
en busca de esa idea que la ausencia
y el viento, arremolina en tu cabeza

En un lugar atemporal donde no hay miedo por tenerte

Cerca de mí el amor en cantinela
pasa a ser prosa, 
más distendido más explicito

Dejándome  arrastrar por tu luz
necesitado de atenciones vuelvo

Tu cuerpo al moverse me llama

¡Y amo! Pues es lo que tengo

Ganas locas de ser alguien
sin dejar de ser este, que perdido te reclama

En el mes de las flores,
Las más hermosas rivalizan entre ellas
por entrelazarse en tu pelo

Hoy que no te encuentro
porque yo tampoco me hallo

Entre flores y agua, rivalizando con las estrellas.
A la luna canto, pues loco soy por este quebranto
mi sueño.
Colgado de una nube…                   
                                       Imposible alcanzarlo


miércoles, 8 de marzo de 2017

“Fuego fatuo"



                                  

 “Fuego fatuo"



Nada que  se pueda arreglar.
Nada al final de la cuenta atrás.
Sólo gatillo, trueno y pólvora.
El mensaje llegó en cápsula de plomo, dejando el lacre a la entrada, los sesos desparramados por la habitación.
Nada para la familia, nada para el juez.
No siempre se ha de explicar cada acto.
Nada que justificar, se cansó, tiró por la calle de en medio. Fue su única vía de salida, el último acto de libertad plena.
¿Cobardía? ¿Locura? Qué más da, si en el campo de los tristes seguirá de tertulia.
La vida, como todo lo que la rodea, al final tan sólo es fuego fatuo. 
                                                    

                                                                                                              Epi