lunes, 2 de diciembre de 2013

Arre Rucio, arre


                                                                                 

 ¡Arre Rucio, arre!
que lo han conseguido
Arre Rucio, arre
que hay que publicarlo a este
pueblo dormido…
Que el que espera desespera.

Mira que esto no hay quien lo enderece,
mala gente que camina, que con el mal del hombre
hemos topado

¡Más Sanchos cuerdos! y menos Quijotes idos.
Que la avaricia y la ignorancia del hombre
en esta triste España ha vencido.

- pero si nunca ha desaparecido
- pues, eso… que ha vencido

Entre todos y cada cual a su manera,
con falsas promesas tiran para su hacienda
como si de un sayo se tratara, entre todos
la hemos partido.

Ahora que estamos desunidos
- ¿es que alguna vez lo estuvimos?
- ¿el qué?
- unidos Sancho, unidos
- pues, eso…

Quien cantara las alabanzas de lo que
un día fuimos.
En esta España de ahora, de siempre,
triste e ignorada.
De esta tierra nuestra,  ultrajada

Cierto que los tiranos los cría el pueblo.
Más no queremos practicar lo aprendido.
Que aquí cada uno de su capa hace un sayo.

¡Que me duele la indolencia!
¡Y la ausencia de sonidos!.

Las huellas de pasos cansados, se dirigen
al camino, para Alemania, Francia e Italia
a otros países se han ido.
Este errar constante, de falsos peregrinos
Son el hambre y la vergüenza, el orgullo
dolorido, de esas buenas gentes que se han ido

Savia joven, que brota despavorida
de este viejo olmo, de esta vieja patria dos veces
por el rayo hendida.
Savia que no ha de volver.
Soledades, que el alma nos ha de endurecer

¡Que España va bien!
Proclaman los heraldos de la desfachatez
Que España va bien pregonan los cachorros mal
nacidos de un bando y del otro también

- cuidado Sancho que no te engañen otra vez
- ¡en qué?
- que en esto de los bandos hay falsedad
pues son todos uno, y uno se mira el ombligo
también… que si yo voy bien… ¡España va bien!

Bien para los reyes
Bien para ministros y presidentes
Va bien para el banquero enriquecido
Bien para el que hipoteco nuestros destinos
Bien para empresarios, señoritos nuevos.
Viejos tahúres de antaño.

Que a perro flaco todo son pulgas
Que le bajen la soldada
Que agachen la cabeza y como el
niño yuntero, regresen con su corona de sal
de sudor recamada

¡Que no levanten cabeza!

-¿Quién canta?

Veinte soldados
Treinta del orden publico
Cincuenta ministros
Un presidente y un rey dormido…

- es la vieja tonada amigo sancho
Con la iglesia y el mal del estado,
hemos topado.

¿Quien nos ha ultrajado?
Charlatanes, disfrazados de
gobernadores, con promesas incumplidas
que en cueva de ladrones nuestras casa
han convertido


Libertad apresada
Cegada justicia
Palabra envilecida
desprovista de significado
que desnuda y sin sentido
la han acuñado.

Mientras la Diosa Europa nos mantiene en el olvido
Siempre mirando a otro lado, la hemos sentido

Pero ella me duele menos.
Porque lo que me hace daño
habita, aquí conmigo...

¿Donde mi señor,  Don Quijote?
¿Dónde, te has metido?
Que esta si es gran aventura
y urge deshacer tamaño entuerto


Que de tu fuerte brazo
tu sereno platicar y tu buen sentido
huérfanos andamos

Y marcha mi pueblo herido
al que, es triste batallar, y sentirse
como tú en la playa de Barcino,
hoy derrotados frente al mar.

Pero no queremos ser vencidos
Vuelve una vez más, con nosotros…
                                                            A batallar amigo…
                                                                                             Epi
---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

No hay comentarios:

Publicar un comentario