lunes, 13 de enero de 2014

Mi amada Alhambra





Para mis amigos, pareja indiscutible de enamorados



En constante pugna esta mi alma dividida,

que en belleza rivaliza
con la más alta cumbre,
La más pura y blanca señora,
Que de sus joyas ¡una!
                        *
Una por siempre merece ser salvada.
Mimada por todos los que supieron amarte,
La misma naturaleza a tus pies cae turbada
y de regalo todas las primaveras, el viento,
en la noche trae en su aliento el sacrificio de millones de quermes
para engalanarte.
                        *
Y la altiva y fría señora, su blanco manto
sobre tus gráciles hombros descansa.
                        *
¿Quién te hizo reina mora, quién no paro en mientes?
¿quien tuvo la gran osadía?
Que nadie en belleza ha podido  igualarte.
                        *
Que placentero se me hace ir a verte,
cuando tranquilo me dejo llevar,
por el Paseo de los Tristes
y en su viejo puente me paro para así despacio verte.
                        *
Y lento sobre ti poso mis ojos,
para que el sol, que celoso te  guarda,
No me ciegue y pueda perderte.
                        *
Paciente espero la brisa que ha de traerme los versos de Ibn Rasiq  
para que estos, sosieguen mi alma
Para con ellos tranquilo ir a recoger la dulce savia,
que cristalina brota de este viejo pie de árbol
El dulce agua del avellano. 
                        *

Y pegado al Darro, sigo el camino visiblemente alfombrado
que en su lecho aun quedan restos de ese tiempo dorado.
                        *
Retardo el deseo de encontrarte,
Mis cansados pasos, que a tu presencia me llevan
Reflejando en tus ojos mi mirada
Saciando mi espíritu, amando la belleza que conjuga
esta mañana,
Desgranando los versos que el rumor de tus fuentes acompaña
                        *
Los cantos de pájaros llenan la tarde,
que en los pliegues de tu falda,
el otoño de mil colores las hojas a teñido
Cual  alfombra mullida, mis pasos ha amortiguado,
                        *
Dulcemente cansado en tu talle me recuesto,
mil olores me invaden, que me parece, haberte soñado.
                        *
Que ya la impaciencia me puede y desbocado por tu puerta me cuelo
Mis manos acarician tu cuerpo de bellas filigranas recamado,
Con la intención, de llevarte conmigo
La simple ilusión de retenerte.
                        *
Pero ya la noche llega, y mi tiempo se ha terminado
El cielo de estrellas te cubre
La luna de besos te engalana
y de argenta pura te llena.
                        *
Triste bajo por el viejo camino,
en honor a su último señor,
Por el sendero de los chinos 
Por la cuesta de Boabdil
                        *
Sintiendo como míos,
los llantos de aquel que tanto te amara
Quedando prisionera de su sombra
a oscuras… Granada
                        *
Si no fuere por ciertas lágrimas,
como, brillantes, engarzadas
que soltara el Nazari antes de que lo expulsaran
Que no hubo, ni habrá pena más grande,
si no esta de perder a su amada
                        *
De amor te habla el poeta
Y hasta el ciego en su lisonja, al tender la mano
te canta
                        *


Uno por no ser menos, le dedica a los de antes…sabios
Y a los de ahora eternamente enamorados
Su modesto verso
                        *
Recordando a todos,
Que si por estas tierras pasan
no olviden honrarte
Que solo necesitan unos ojos para verte
y un suspiro para quererte
a ella por siempre la dulce,  Granada…
                                                          
                                              A ti… mi amada Alambra.

                                                                                                     Epi
                                               

No hay comentarios:

Publicar un comentario